•  

EXPOSICIÓN ACTUAL

Dani Torrent

 

Para un ilustrador, generar un discurso audaz, completo y complejo siempre es un reto, aún más para alguien cuya formación parte del cine y de la historia. Proveniente de familia de artistas, Daniel Torrent es un enamorado de la belleza, capaz de encontrarla en lo sutil y en lo cotidiano. Como buen observador, profundiza desde lo sencillo, para llegar a discursos únicos dentro de un poliédrico discurso con el que es capaz de generarnos una visión inquieta . 

Resulta complicado encajar la obra de Daniel Torrent, sí lo consideramos ilustrador, es por su capacidad narrativa, aunque en este caso, su obra se nos presenta a través de cuadros y dibujos. No obstante, esta cuestión que en principio no tiene gran importancia, sobre si es pintor o ilustrador; sí que adquiere protagonismo si queremos entender una de las características fundamentales de la pintura de lo que llevamos de siglo. Es palpable la necesidad que la pintura ha tenido de evolucionar, para consolidar discursos más complejos y participativos. Lo que visto del revés, nos daría la clave de porque en los últimos años la hermana débil del arte, la ilustración, se ha empoderado frente a la intocable pintura. Y que como muestra de este avance se materializa en la influencia que la pintura ha recibido de la misma.

Su particular visión, proviene de alguien ampliamente instruido y con una dilatada trayectoria. Su obra a veces nos recuerda al modernismo catalán, otras al neoclasicismo de Ingres o David y otras veces a la pintura realista americana. Su visión ecléctica y compleja transcurre fugaz por temas cuya apariencia infantil se aleja siempre de lo naif. Sus personajes despojados, se pueden interpretar desde ambiguos puntos de vista en un particular juego con el espectador, donde la ausencia en la mayoría de los casos de expresiones de los rostros, se complementan con estrategias  a veces teatrales y cinematográficas con estudiados y bien fundamentados guiños a la historia. Su mente se articula como un coleccionista de imágenes en el que recrea un universo propio, que empezó aflorar desde su obra más temprana.

Sus personajes se alejan de la realidad más tangible, para cobrar entidad como lo que realmente son personajes ilustrados y no de carne y hueso. Sus seres representan colectivos universales para alejarse del retrato, están ausentes de nombre, de edad, de sexo, de emociones para abanderar ideas, más que a las personas.

 

En esta exposición que ahora trae a Huelva, su obra gira en torno a la visión de la figura, despojada de todo artificio, se nos muestra desnuda de escenario y de tiempo. Sus seres podrían ser seres mitológico, o personajes de sus múltiples historias, desde luego no personajes normales. El artista es capaz de otorgarles la identidad a través de un halo de misterio en el que nos invita a completar sus vivencias, llevándonos a imaginar por qué ese personaje ocupa la obra. Sus miradas ausentes nos atraviesan generando un desconcierto sobre la verdadera naturaleza.  

El artista, que siempre ha destacado por sus complejas composiciones, prefiere presentarnos imágenes a modo casi de retratos. Sus personajes parecen ser los que nos observan impasibles convirtiendo a la propia obra en una ventana, generando un diálogo hipnótico de miradas

Es muy destacable su obra como ilustrador, tanto para prensa, como para editorial donde ha sido galardonado entre otros con el Premio Gourmand 2019 como el mejor libro de cocina de España, y en 2018 con el  Premio Junceda con el mejor ilustración de ficción para adultos por El Santo. Ha editado numerosos libros infantiles y trabajado para publicidad. Además, su obra ha sido expuesta en numerosas ocasiones en España, Cataluña, Italia, Hungría, Polonia, Corea, Francia, México y Nueva York.

¿Qué hay detrás de los ojos que nos observan? ¿Realmente nos observan o ensimismados vuelven sus ojos hacia dentro? ¿Buscan nuestra aprobación o son ellos los que nos juzgan? No hay nada que nos conmueva tanto como la mirada del otro. Y es ese misterio que encierra el cristalino el impulso inicial del conjunto de obras que ahora presentamos en el Espacio Cero de Huelva.

Figuras geometrizantes, hieráticas -palabra que con su origen etimológico nos remite a lo sagrado, al enigma original- se convierten, a través de un impreciso simbolismo, en un acertijo irresoluble, como nuestra propia condición humana.

La exposición LINK de José Manuel Albarrán nos invita a profundizar sobre las nuevas formas en las relaciones humanas.

 

No cabe duda que nuestra vinculación con el tiempo está cambiando. Cualquier joven que espere más de 30 segundos ante una página de internet acabará desesperándose y probablemente abandonando su propósito, aunque por lo contrario no caerá en la cuenta del verdadera milagro al que está asistiendo, el de poder tener a su alcance casi de manera instantánea el conocimiento global. Así ocurre hoy en día con prácticamente todo, véase por ejemplo la mayoría de nuestras relaciones personales diarias, que aunque las hacemos de manera instantáneas, son sin embargo de manera indirecta. En los últimos diez años nuestros hábitos de comunicación se han modificado radicalmente y preferimos la inmediatez sacrificando el contacto directo.

Un link es el elemento de un documento electrónico que permite acceder automáticamente a otro documento o a otra parte del mismo, creando conexiones de redes informativa. Estas redes son expansivas y según las decisiones que tomemos a la hora de “cliquear” nuestra información se irá redirigiendo y evolucionando de una manera aparentemente incontrolada. Los resultados que en principio podríamos considerar aleatorios, son siempre manipulados ya que por ejemplo los algoritmos de posicionamiento de la información dependerán del buscador que estemos utilizando. A modo de metáfora y bajo el título de esta exposición el artista José Manuel Albarrán pretende a través de sus obras hacernos profundizar sobre las nuevas formas de las relaciones humanas.

Sólo necesitamos 5 minutos de charla con el artista para entender la sinceridad con la que se esboza de su trabajo. Sus orígenes parten del oficio; por el gusto y el respeto a la materia prima. El artista usa la madera, la arcilla, el papel y la pintura, aunque como un alquimista investiga con pulcritud en la intimidad. Su espacio de trabajo recoge numerosas anotaciones de su proceso, que cuidado y meticuloso le llevan a investigar sobre cualquier soporte con total libertad; algunos tradicionales y otros como el dibond o el vinilo. El medio le sirve para un fin mayor, entender el mundo que le rodea, para que casi a modo de antropólogo pueda profundizar sobre lo que le interesa realmente, las relaciones humanas. Como dijo Foucault “Lo propio del saber no es ni ver ni demostrar, sino interpretar.”

En su estudio el tiempo se detiene en busca de lo elemental. Trabajador incansable busca en sus orígenes la sinceridad de su discurso, emocional y cautivador. Aunque no debemos engañarnos tras la aparente sencillez se esconde un verdadero David que en los últimos años ha recogido numerosos reconocimientos en toda España, así por ejemplo, en agosto obtenía el Premio Nacional de Escultura en el IX Certamen Nacional de Pintura y Escultura de San Bartolomé y en septiembre el Premio del  XXXIII Concurso Nacional de Pintura de Bollullos Par del Condado pueblo donde reside y sin ir más lejos este pasado fin de semana recogía otro nuevo en  El Cerro del Andévalo.

La muestra recoge una retrospectiva sobre sus últimas series donde el espectador encontrará la búsqueda de las conexiones humanas que a veces se verán representadas a través del paisaje que a modo de cartografías analizarán el espacio y el hábitat, hasta la serie más reciente donde el espacio se simplifica hasta llegar a la unidad mínima despojandola del artificio



Las series que los visitantes podrán disfrutar son:

 

CARTOGRAFÍA DE UN PAISAJE

Fruto del que fue su proyecto becado por la Fundación Rodríguez Acosta (Granada 2014). El artista atrapa el concepto de paisaje como un lenguaje cartográfico para alejarse de su representación. Le interesa la lejanía, que posiciona al observador como un caminante que debe valorar o apreciar los contornos emocionales de las urbes y sus conexiones entre el comportamiento humano y la geografía urbana.

Estas cartografías y mapas mentales se han enriquecido debido a la comunicación inmaterial, como las telegráficas, telefónicas y actualmente internet. Este último tiene la peculiaridad de producir la sensación de estar en una red de flujo continuo que no sigue ningún modelo que represente esta nueva realidad.

 

STAGE BUILT

En esta otra serie, propone una opción narrativa de luz, forma y el espacio sin profundidad. Con ellas genera una serie de imágenes basada en la intuición (vida interior), como estrategia que reformula el espacio representado.

 

CONEXIONES

En esta serie, toma como punto de partida, la unidad mínima de información que contiene una imagen bidimensional (el pixel)(acrónimo del inglés picture element, 'elemento de imagen'), es la menor unidad homogénea en color que forma parte de una imagen digital. El Artista utiliza la forma cuadrada, como metáfora del continente y el color como elemento de contenido. Cuando la imagen es tridimensional, es el Vóxel (del inglés volumetric pixel) es la unidad cúbica que compone un objeto tridimensional. Constituye la unidad mínima procesable de una matriz tridimensional y es, por tanto, el equivalente del píxel en un objeto 2D.

Estas dos formas encajan perfectamente tanto en un círculo (píxel) o en una esfera (el Vóxel). Cuando estas formas se conectan tomando contacto, desencadena combinaciones  infinitas, es cuando se plantea un discurso sobre lo que se transmite y lo que se interpreta al verlas, el resultado es un intento de comunicación y como anotaba Kandinsky en libro La gramática de la creación

¡Que silenciosa es una manzana al lado del Laoconte!

Un círculo es aún más silencioso al lado de una manzana. Hay que saber apreciar esta facultad progresiva de oír un sonido en el silencio.”

 

La exposición se inaugura este jueves 11 a las 20:00 h. en la Galería Espacio 0, situada en la Calle Miguel Redondo 52 y estará hasta el 10 de noviembre.

 

VISITE EL CATÁLOGO DIGITAL

Bienvenidos a [Espacio 0] 

Espacio 0 es una Galería de Arte contemporáneo, situada en Huelva. Dirigida por Gustavo Domínguez nació en 2016. Desde su presentación ha marcado una línea expositiva ecléctica, contando con un programa donde tienen cabida tanto artistas ya consagrados como jóvenes propuestas independientemente de su línea estética. Además de las exposiciones  mensuales contamos con un fondo de galería.

La galería pretende ser un espacio abierto siguiendo un planteamiento joven y dinámico para ello contamos con un gabinete didáctico. Contamos con un espacio multifuncional en el que se realizan actividades paralelas al programa expositivo.

 

 

Exposiciones anteriores

Visita nuestra galería de catálogos.

 

               
               

 

 

 

Abierto L-M-X-J-V  de 11:30h a 13:30h. y de 18:00h. 21:00h. S de 11:00h. a 14:00h.  
C/ Miguel Redondo 52 Huelva, Spain 
(0034) 959 876 293 espaciocero@eltallerartistico.com


facebook instagram twitter